Aforismos, greguerías y otras escrituras. De noche todos los virus son pardos

Por Raimundo Escribano

Hay cosas que se ven mejor de noche (las estrellas) y cosas que se ven mejor de día (el Sol). ¿Y el virus? Ni de noche ni de día da la cara. Entonces, ¿cuál es su color? Parece que con un microscopio especial que funciona con electrones se le ha detectado una amalgama de colores: azul cielo, rojo carmesí y un amarillo que oscila entre albaricoque y mandarina.

¿Se ha comprobado que es en la franja horaria del toque de queda cuando el coronavirus multiplica su capacidad de contagio? Si ha sido así, ¿cómo se ha llegado a la certeza empírica de que en esas seis o siete horas España entera estaba en pleno botellón?

Los libros que componen el Amadís de Gaula, del que Cervantes se burla, son de los últimos años del siglo XIII y primeros del XIV, pero no se publicaron hasta 1508 durante el reinado de Fernando el Católico.

Incorruptor: Mecanismo electrónico en el que pulsando un botón saltan todos los enchufes, canonjías y demás corruptelas de los partidos políticos, que quedan sin efecto.

Estos días en que la pandemia intensifica su virulencia he recordado al poeta hispano- latino Marcial: “Más triste que la muerte es la manera de morir”.

Cuadernícolas: Los primeros nombres que anotamos en la primera página de nuestro primer cuaderno.

El tiempo es oro, pero todo el oro del mundo no alcanza para comprar un minuto más del tiempo que se nos tiene concedido.

El pelo y las uñas siguen creciendo después de la muerte durante algún tiempo. Cuando dejan de crecer es el sanseacabó; todo lo que quedaba vivo en nosotros c´est fini.

Traqueteomía: Ciencia que estudia los efectos de los bandazos, tumbos y vaivenes que se padecen en el Metro, autobuses y carricoches en general.

Con tanto rodeo hasta llegar al Estado de Alarma vamos camino de una confinación perifrástica.

La mascarilla nos está volviendo gangosos; acabaremos sacando del olvido el verbo ganguear.

Las casas de los pobres están decoradas con jirones de miseria.

La sarabanda, un baile de los siglos XV y XVI fue prohibida en España por considerarlo erótico.

Había llegado a ese momento de la vida en que se tienen más amigos en  el cementerio que a este lado de las tapias.

Como todos los años, el primer premio de la lotería de Navidad se seguirá llamando el Gordo. Será lo único que no habrá cambiado la pandemia.

Casi todos los hombres llevan dentro el cuajarón reseco, la herida nunca cerrada de algún imposible y el recuerdo de alguien que pasó por su vida dejando y llevándose algo.

¿Alguien sabe cómo hacer una copia de seguridad de los mejores pensamientos y los recuerdos más felices que se fraguan en el cerebro?

Más en Opinión
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad